Carlos Fenoll, por Palmeral 2012

martes, 6 de marzo de 2012

La proclamación de la II República en Orihuela


(Plaza Nueva de Orihuela donde se ubicaba el Ayuntamiento, antes de su demolición)

El 23 de abril de 1931, se formó oficialmente la Gestora, que a instancia del Gobierno Civil de la provincia, quedó compuesta por los miembros más destacados de las formaciones aliadas. La Alcadía se mantuvo en manos de Ricardo García López (presidente del Partido Republicano Radical), los síndicos fueron Fernando Plaza Gómez y Eladio Turón Sánchez (del Partido Republicano Radical Socialista), y los tenientes de alcalde, uno por cada distrito, José María Lucas Parra, Pedro Muñoz Méndez y José María Pescetto Román (de los diversos partidos republicanos) y Antonio Cubí Tomé, José Ortiz Juan, Daniel Cases García y Andrés Martínez Jacobo (del Partido Socialista).
En Orihuela, como en otros muchos ayuntamientos, se repitieron las elecciones del 12 de abril por manifiestas irregularidades denunciadas ante el Gobierno Civil. El sorprendente desenlace de las elecciones había descolocado a los dos bandos. Los monárquicos no podían creer que, a pesar de su amplia victoria en las urnas -31 concejales electos, justamente los que presentaron-, habían perdido todo el poder. A los republicanos les sucedía lo contrario, pues ni en sus más optimistas previsiones habían soñado hacerse con el control absoluto del Ayuntamiento. El sistema escogido para nombrar las gestoras provisionales, tanto en las diputaciones provinciales, como en aquellos ayuntamientos cuyas elecciones se repitieron por presunto fraude, propició que las irregularidades empleadas por los monárquicos en abril, se repitieran en mayo protagonizadas por los nuevos regidores. Formado el Consistorio, exclusivamente por socialistas y republicanos, debía encargarse tan sólo de cuestiones administrativas urgentes. En la práctica, sin embargo, controlaron en su favor todo el poder municipal, organizando actos de propaganda y cambiando los nombres de las calles por significados personajes republicanos, ante la aparente desaparición de los elementos con¬servadores.
Celebrados los comicios sin la concurrencia de los monárquicos, la Comisión Provisional se reunió el 6 de junio de 1931 a la 7,30 de la tarde, para constituir el Ayuntamiento compuesto por 33 concejales escogidos equitativamente entre socialistas, republicanos de izquierda y republicanos conservadores. Durante casi un bienio, un grupo de profesionales liberales y trabajadores cualificados (abogados, impresores, tipógrafos), junto a otros miembros de la clase media, se hicieron con el poder e intentaron acometer un ambicioso proyecto reformista que encontró un fuerte rechazo entre las élites dominantes. Pero más allá de los problemas externos, los desencuentros entre las diferentes minorías, fueron minando la credibilidad del Consistorio. Tras deshacerse de los radicales, los socialistas recordaron constantemente al resto de los republicanos que sus votos daban y quitaban la Alcaldía y, en una de estas disputas iniciada entre Antonio Cubí y el alcalde Lucas Parra, salieron a la luz acusaciones de coacciones y apaños en los colegios electorales durante la repetición de los comicios municipales de abril, circunstancia que aprovechó el despechado Ricardo García para convertir la indiscreción en un escándalo a nivel nacional. Esta polémica, que llegó a los juzgados, se mantuvo de actualidad durante todo el bienio.

NOTA
("La política oriolana entre ls lecciones de 1931 y la victoria del Frente Popular en 1936", Antonio José Mazón Albarracín, "La Orihuela de Miguel Hernández" 2011, pp33-35)


En los tres primeros meses de 1931 del Carlos Fenoll publica sólo tres poemas en El Pueblo de Orihuela, "Esta noche", "Primavera en el corazón" y "Las dos sonrisas". Semanario dirigido de facto por don Luis Almarcha Hernández, ógano de la Federación de Sindicato Católico de Orihuela y su caja Rural Central. A amitad de Fenoll con don Luis se mantuvo siempre fiel y sin fisuras de pensamiento.